Brasil, acaba de elegir a su nuevo presidente para los próximos 4 años y ha conquistado un lugar especial en las noticias internacionales, seguido de cerca por sectores económicos importante, empresas y principalmente por inversionistas de Wall Street debido a la recientemente aprobada «Elections Rush». En realidad, una guerra en las redes sociales ocupó lugar especial entre los votantes brasileños con muchas noticias falsas así como un gran volumen de información real sobre los dos candidatos finales, la mayoría de la cuál posiblemente habría sido ocultada desde la perspectiva de cada candidado.

El ganador de la polémica derecha, Jair Messias Bolsonaro, es un ex capitán del ejército brasileño, formó parte del Congreso e hizo su fama abogando por penas estrictas y sentencias contra violadores, corruptos y defendiendo la reducción de la mayoría de edad para el proceso además de abogar por castigos para delincuentes. A veces llamado «extremista» por sus ideas y declaraciones controvertidas.

elecciones brazil Bolsonaro

El ganador de la polémica derecha, Jair Messias Bolsonaro, es un ex capitán del ejército brasileño.

Su oponente era Fernando Haddad, abogado académico perteneciente al partido de izquierda denominado Partido dos Trabalhadores, del ex presidente Lula. Haddad es un ex alcalde del ayuntamiento de São Paulo y se presenta como el libertador de Lula. Está siendo demandado por sospecha de corrupción, lavado de dinero y conspiración para cometer delitos, acusado por la Fiscalía del Estado de Sao Paulo. Sus políticas planificadas abogaban no solo por la liberación de Lula sino también por la mejora del control gubernamental de la economía, aumentando los ministerios. Su plan era crear nuevos ministerios y agencias reguladoras, defendiendo el control sobre los periódicos, revistas, noticieros y  otros medios de comunicación.

Ambos candidatos se defendieron furiosamente como el nuevo presidente brasileño, presentándose como el salvador del país ante los votantes que aún tenían dudas sobre el futuro deseado del país.

Tras recuperarse de la crisis económica más profundas en más de 15 años, Brasil había sido gobernado por Lula-PT y sus asociados desde 2002, con muchos cambios e impactos económicos de un gobierno populista involucrado en algunos escándalos de corrupción revelados por la Policía Federal y la Investigación Criminal. La operación más conocida es «Lava Jato» (lavado de autos) , responsable del encarcelamiento de Lula, asociados y socios.

La mayoría de los electores brasileños, desanimados por escándalos de corrupción y una preocupación general por la actual crisis económica, están reclamando cambios. Esta no es solo la demanda de candidatos más honestos, sino también el aumento de la visión conservadora sobre la economía, sistemas tributarios y políticas sociales, entre otros temas.

Este movimiento, que elige a los representantes más conservadores en décadas, es responsable de un cambio histórico en el Congreso brasileño, al haber aumentado la representación de los partidos de derecha como los principales participantes en el Congreso.

Esto significa que los candidatos presidenciales tendrá que enfrentarse a un congreso que defiende varias políticas a las que el país se ha opuesto durante mucho tiempo. Estos incluyen una menor intervención del gobierno en los mercados locales, abriéndose cada vez al mercado global, luchando por una disminución impositiva responsable, privatización en algunas industrias, todo con el objetivo de construir una economía más fuerte y una relación con el resto del mundo.

La primera vuelta electoral demostró que Bolsonaro era el candidato favorito con el 46% del total de votos. Históricamente en Brasil, el candidato con sus votos y el apoyo de la gente en la primera ronda ha conquistado la presidencia. Esta ocasión no fue una excepción a la regla.

Teniendo en cuenta y considerando que ya ha declarado su admiración por Trump y su gobierno, los economistas e inversores brasileños confían en que como nuevo presidente tratará de acercarse al interés y relación comercial con los países de América del Norte, principalmente con EE.UU.

Es importante aclarar que los dos candidatos finales tenían puntos de vista antagónicos y propuestas políticas para sus respectivos gobiernos. Sin embargo, incluso si Haddad hubiera ganado el Congreso brasileño, habría tenido problemas para mantener sus puntos conservadores suprimidos con respecto a los planes futuros del gobierno.

Incluso el ex presidente, Michel Temer, entendió la importancia del comercio y las relaciones con los países de América del Norte. A principios de octubre, Brasil y EE.UU firmaron un acuerdo internacional para evitar el doble de las tarifas de seguridad social a las empresas multinacionales brasileñas que tienen empresas filiales allí,y a las empresas multinacionales de EE. UU. con filiales en Brasil. Este acuerdo internacional y bilateral evitará que las compañías paguen dos veces tarifas de seguridad social sobre su nómina, reduciendo costos de operación.

Antes de su llegada a la oficina presidencial, los mercados parecen haberse regocijado ante la perspectiva de que Bolsonaro se convierta en presidente, con el Real brasileño recuperando alrededor del 14% del valor frente al dólar estadounidense desde mediados de septiembre, ya que se destacó como el claro favorito para ganar las elecciones. 

Las inversiones internacionales en Brasil también han aumentado en los últimos 5 años a través de la recesión según el Banco Central de Brasil. De hecho, la IED se situó en 62.700 millones de dólares a fines de 2017, con la diferencia más alta de América Latina y la cuarta del mundo. Las inversiones de los EE. UU. tuvieron un valor de US $11,078 y las de Canadá fueron de US $ 303 millones.

Estas inversiones se han dividido entre los sectores industrial, agrícola y de servicios. A pesar de la crisis, burocracia, corrupción y políticas aparentemente restrictivas del antiguo gobierno, la inversión extranjera todavía pudo hacerlo extremadamente bien en Brasil.

elecciones brasil bolsonaro

Inversionistas y economistas del mercado basilero están entusiasmados con las oportunidades que probablemente surjan en 2019.

Ahora, los inversionistas y economistas del mercado de opciones sobre acciones de Brasil (BM & F-Bovespa) están entusiasmados con las oportunidades que probablemente surjan en 2019. La perspectiva actual del país esta: El país se recuperará de su peor crisis en décadas, ha renovado su congreso y elegido un nuevo presidente que deseando traer nuevas inversiones extranjeras a Brasil, desea adoptar una nueva corriente política económica para abrir el mercado brasileño reduciendo los impuestos y la burocracia. Con un Congreso que ahora se compone principalmente de individuos del partido de derecha, la nación casi inevitablemente, se moverá en una dirección diferente a la anterior, ya sea para bien o mal.

Con más de 200 millones de ciudadanos y una sociedad hambrienta de nuevas oportunidades, el mercado brasileño aparentemente está listo para nuevos negocios, abierto para nuevas empresas e innovación. Dada la dirección en la que el país se ha movido durante mucho tiempo los cambios requerirán algún tiempo pero el país ha demostrado que vale la pena y será una agradable «sorpresa» para aquellos que decidan invertir en él.

Si desea analizar cómo puede aprovechar las oportunidades comerciales en Brasil, póngase en contacto con Biz Latin Hub. Póngase en contacto con nuestro equipo en Brasil a través de [email protected] para obtener asistencia personalizada.