El jueves 11 de julio de 2019 en el parque El Salitre en Bogotá, la Fundación Buen Punto organizó un evento a gran escala para niños desfavorecidos de la ciudad. Más de 50 entrenadores del Ministerio de Deportes, el IDRD, Indeportes Cundinamarca y la Liga de Rugby de Bogotá participaron de esta actividad. El evento tuvo como objetivo desarrollar y apoyar aproximadamente a 350 niños de comunidades aisladas y que fueron afectadas por el conflicto armado.

Fundacion Buen Punto Rugby4Peace

La Fundación Buen Punto, creó esta organización sin fines de lucro en 2014, con el objetivo de «romper las barreras a la inclusión.

Diya Teeluck y Adrien Soto, voluntarios de los patrocinadores, Biz Latin Hub, participaron en el  evento para aprender los valores que la Fundación Buen Punto promueve a los jóvenes a través del deporte. 

Lucas Marroquín, el presidente de la Fundación Buen Punto, creó esta organización sin fines de lucro en 2014, con el objetivo de «romper las barreras a la inclusión» para aquellos que viven en comunidades aisladas. El evento busca ayudar a niños a aprender valores a través del rugby y llevarlos a la vida cotidiana. El objetivo es evitar que los niños se unan a pandillas y grupos armados ilegales, cambiando vidas y creando comunidad. A la actividad asistieron niños de la capital y el municipio de Mosquera.

El evento comenzó alrededor de las 11:00 am y duró hasta las 4:00 de la tarde. Los niños recibieron refrigerio aumentar su energía y los voluntarios y entrenadores deportivos comenzaron a preparar el campo con el equipo para las actividades del día. 

Usando la Taxonomía de Bloom

Como parte de este programa, se ha incorporado una metodología especial denominada la Taxonomía de Bloom, dicha metodología es un conjunto de tres modelos jerárquicos utilizados para clasificar los objetivos de aprendizaje educativo en niveles de complejidad y específicos. Las tres listas cubren los objetivos de aprendizaje en dominios cognitivos, efectivos y sensoriales.

El Dr. Gary Stidder, fundador de Football4Peace y profesor principal de educación física de la Universidad de Brighton.

Los elementos prácticos que usó la Fundación Buen Punto fueron la declaración y enseñanza de valores a los niños con la ayuda de voluntarios y entrenadores, a través del rugby y otros juegos por equipos. Las técnicas utilizadas en este deporte ayudan a crear una mejor sensación de comunidad, como por ejemplo, hablar con ellos en círculo en lugar de hacer que se organicen en una línea. Pequeñas acciones como esta crean un sentido de pertenencia, trabajo en equipo y lo más importante, inclusión.

El Dr. Gary Stidder, fundador de Football4Peace y profesor principal de educación física de la Universidad de Brighton, explicó que la teoría de la taxonomía de Bloom funcionó inicialmente como una prueba para ayudar a disminuir las divisiones de religión, raza y comunidades. Esto tuvo éxito entre los niños de las comunidades judía y palestina. Ahora la autoridad deportiva israelí ha adoptado también esta metodología que ha sido aplicada además por Corea del Sur, en Seúl, para ayudar a los niños que han desertado de Corea del Norte, y se probó en Irlanda para salvar la brecha que dividía familias religiosas. 

Orientado a los Valores  

El Dr. Stidder viajó a Colombia para ayudar con el programa Rugby 4 Peace. Mencionó que los estudiantes universitarios británicos, que también entrenaron a los niños, recaudaron dinero para ayudar a equipar el programa. 

Los graduados de la Universidad de Brighton, Kelly Smoth y Seb Cirillo.

Al igual que los otros organizadores, le complació mencionar que durante su tiempo con la Fundación Buen Punto, vio a los niños adoptar una moral de «confianza, respeto, responsabilidad, equidad, inclusión en la sociedad», gracias a las actividades dirigidas por la organización. Dice que «se trata de darles responsabilidad a los niños» al desarrollar su propio sentido de sí mismos. 

Los graduados de la Universidad de Brighton, Kelly Smoth y Seb Cirillo habían expresado su plan de comenzar su propia ONG en unos años para enfocarse en las mujeres que practican deporte, por lo que este evento fue genial para comenzar a integrar a las niñas y niños a practicar deporte juntos, sin importar su género. A ellos se sumó el Dr. Jack Sugden,  profesor del Reino Unido que enseña en la Universidad Edge Hill en desarrollo y gestión deportiva y quién se ha tomado el tiempo para ser voluntario y entrenar a estos niños. Estos voluntarios concuerdan en que el rugby crea más disciplina en la vida de estos niños.

El Sentimiento de Familia

Mariana Gómez Aldana y su colega,  voluntarios y entrenadores explicaron que la actitud de los niños había mejorado a medida que se hacían más activos y menos agresivos y en el hecho de que los niños aprendieron la lección principal de que nadie puede perder en la vida y ser feliz para todos. Expresó su emoción por el evento ya que lo considera una forma divertida y positiva de ayudar a los niños desfavorecidos.

Felipe, se alegra de haber tenido la oportunidad de adaptarse a los valores enseñados a través del rugby y que le pemritieron mejorar su autoestima. Él ha decidido continuar sus estudios en diseño gráfico. Por otra parte, Fernando, destacó que el rugby fue emocionalmente estimulante para mejorar su vida y que se ha sentido más fuerte mentalmente gracias a esta fundación. La metodología de los valores realmente impactó a muchos de estos niños y Fernando manifestó que aprendió a respetar, comunicarse y divertirse.

Diego, uno de los entrenadores, manifestó que le gusta ser voluntario porque esto tiene que ver con enseñar valores a los niños pequeños y no solo con jugar y ganar. Él admitió que “los niños aquí y hemos creado una familia fuera de nuestras propias familias. Es una familia que nunca se podrá separar «.

Hemos construido una familia, aquí mismo, en estos campos de rugby.

Nicolás, de 21 años, y también entrenador mencionó la importancia de implementar estos valores en las vidas de los niños, especialmente aquellos que han sido víctimas del conflicto. Estos valores pueden ser transmitidos a los niños a través de la sociedad, sus familias y en cualquier lugar donde se encuentren. En última instancia, Nicolas y otros voluntarios encontraron que hay muchas cosas que ellos y los niños han aprendido de este programa. Por ejemplo, Nicolás dijo que “esta base le da fuerza. El hecho de que en el rugby, incluso cuando te golpea un tackle, continúas, tienes que crecer y ser resistente rápidamente. La vida es lo mismo. Además, el hecho de haber implementado los valores de compartir, la unidad en apoyo de las familias que han sido víctimas del conflicto o que han tenido una vida difícil. Pero sobre todo, lo más importante que hemos aprendido o notado, es que hemos construido una familia, aquí mismo, en estos campos de rugby «.

Alejandro, de 18 años de edad, dijo que “en el campo hay mucha competencia, pero afuera se deja cualquier rivalidad. Esto es solo una parte del juego y no hay resentimientos «. La pasión de Lucas por esta organización evolucionó desde su pasión como jugador de rugby en el año 2000. Se dio cuenta de que este deporte en particular integra muchos valores que ahora forman parte de la metodología de entrenamiento de la fundación. Esto incluía autodisciplina, autocontrol y compromiso. Valores  que generan confianza y comportamientos positivos en los jóvenes propensos a la exclusión social y que pueden aplicar en sus hogares, trabajo, escuela e incluso en su comunidad.

Comunidades de Apoyo 

Pensando profundamente sobre cómo beneficiar a los niños, la Fundación Buen Punto considera los toques de queda de 10 pm a 8 am que impone el consejo local en áreas específicas de Bogotá. El toque de queda se implementó para evitar el conflicto y la unión de pandillas. Durante las horas del día, la fundación les ofrece algo que hacer que les ayuda a socializar  y desarrollarse. Por lo general, esta fundación entrena a alrededor de 50 niños constantemente, con la ayuda de 15 entrenadores.

Andrew Wright, secretario de la Fundación Buen Punto, está obligado a garantizar que la organización ayude a las generaciones jóvenes que han venido de familias desplazadas a ser más respetuosas y practicar deportes es una forma de mantenerlos fuera de las calles. Sintiendo empatía por la situación de los niños, Andrew aclaró que también se alienta a los niños con necesidades especiales a participar porque se trata de una organización sin discriminación. Andrew se mostró firme en que «los valores son un lenguaje universal que puede aprenderse independientemente de la edad, comunidad y situación economómica». Esencialmente, Andrew afirmó que las sesiones de entrenamiento no tienen árbitros con modales de entrenamiento tradicionales; No hay agresión ni gritos para dar instrucciones a los niños, la intención es darle a estos niños independencia, lo que lo convierte en un ambiente amigable.

La Fundación Buen Punto Rugby4peace tenía voluntarios inspiradores que entrenaban a los niños en beneficio de sus comunidades. Tanto los participantes como los entrenadores expresaron cuánto se valoró la cooperación de todos. La metodología de la fundación fomenta una vibra familiar cariñosa independientemente de los antecedentes de los niños y los voluntarios. 

Póngase en Contacto con la Fundación Buen Punto

Hay varias formas de mostrar su apoyo a la Fundación Buen Punto y no tiene que ser una contribución monetaria. La fundación aprecia el apoyo ofrecido a través del tiempo de voluntariadoo por expertos, además de donaciones de equipo o ropa. Para saber cómo puede ayudar, comuníquese con la Fundación Buen Punto a través de su sitio web o a través de número +57 316 525 0444.