Las empresas que buscan expandir sus organizaciones a nivel internacional pueden primero considerar mercados como Europa, Estados Unidos o América Latina, pero Australia es otro territorio que ha visto un aumento en la inversión extranjera directa (IED) a medida que más y más organizaciones entienden su potencial. De hecho, la IED alcanzó un récord de AU $ 60,499 millones en 2017, una cifra que se batirá o se igualará a medida que nos adentramos en 2019 con más empresas que se lanzan a bordo.

Sin embargo, en lugar de establecer una tienda y establecer un negocio completamente nuevo en Australia, puede ser ventajoso establecer una oficina de marca que se conecte a su negocio existente. Esta opción sirve como el «mejor de los dos mundos», permitiéndole ingresar al territorio, acceder a su gente y mercado, mientras mantiene un negocio central bajo el mismo paraguas.

Sucursal en Australia: Acceso al Mercado y su Gente

establecer sucursal australia

Australia es en muchos sentidos uno de los mercados más emocionantes y dinámicos del mundo.

Los inversores extranjeros buscan constantemente nuevas oportunidades para difundir información sobre sus productos/servicios y llevarlos a nuevos mercados. Australia es en muchos sentidos uno de los mercados más emocionantes y dinámicos del mundo. No solo ha disfrutado de un crecimiento y estabilidad sin precedentes del PBI durante décadas, sino que es hogar de una ciudadanía de clase media en crecimiento perfecta para las empresas que esperan vender productos y servicios de lujo al mercado masivo.

Con bajos niveles de inflación y un sistema bancario impresionante, el país también cuenta con relaciones comerciales con socios en América Latina, Asia y el Medio Oriente que pueden ser utilizados desde una sucursal en el país. De hecho, Australia puede servir como una puerta de entrada a mercados a los que no podría acceder, lo que le permite forjar relaciones y maximizar el rendimiento de sus ventas no solo en Australia sino en territorios de todo el mundo.

Además del mercado en auge de Australia, tendrá acceso a su gente. La población australiana es altamente educada y está lista para asumir nuevos desafíos. Ya sea que esté buscando contratar personal para el desarrollo de su negocio o desee utilizar profesionales con experiencia en desarrollo y FinTech para las operaciones de su negocio en su país natal, podrá encontrar exactamente lo que está buscando en el país y al abrir una sucursal.

Evite el Proceso Tradicional de Formación de Empresa 

Si está buscando invertir en Australia, puede ser conveniente evitar la tradicional formación de una compañía en Australia y optar por abrir una sucursal en lugar de abrir una subsidiaria de su compañía existente. Es importante tener en cuenta que una sucursal extranjera no servirá como su propia entidad legal, lo que elimina algunas de las presiones de hacer negocios en un nuevo país, pero que aún debe participar en el registro de la empresa y cumplir con la legislación, por lo que debe investigar la ley local de negocios y conocerla para garantizar el cumplimiento de las normas.

Para abrir una sucursal extranjera en Australia, deberá proporcionar documentación corporativa a la Comisión Australiana de Inversiones en Valores (ASIC). De hecho, las sucursales requieren significativamente más documentación que iniciar una empresa en el país, por lo que es importante investigar y comprender los requisitos gubernamentales.

El ASIC también requerirá que su sucursal en el extranjero presente balances anuales, ganancias y pérdidas, así como cualquier otra documentación o archivo que deba ser preparado por ley en su país de origen. La idea no es que el ASIC interfiera en su negocio sino que le brinde transparencia y garantice que todas las ganancias obtenidas en Australia estén documentadas correctamente.

Potenciales Beneficios Fiscales

Reformas Fiscales México

Es posible que las sucursales en Australia no tengan que pagar el impuesto de retención en el país.

Otro beneficio importante del establecimiento de una sucursal en Australia es que las empresas no deben pagar impuestos, dependiendo de si constituyen un «establecimiento permanente» en el país. Si no tiene un lugar fijo de negocios en el país, o está programado para trabajar en una sucursal por un período de tiempo fijo, entonces es posible que no deba pagar impuestos sobre las ganancias.

Además, es posible que las sucursales no tengan que pagar el impuesto de retención en el país, aunque es probable que la venta de los activos de las sucursales esté sujeta a los Impuestos a las ganancias de capital (CGT). Como siempre, vale la pena trabajar con un contador para que pueda maximizar los gastos y reducir su factura fiscal general.

Finalmente, es importante señalar que las pérdidas sufridas a través de su sucursal en el extranjero en el país pueden ser utilizadas en su país de origen para fines fiscales. Los costos asociados con la creación de una oficina en el país, pago del transporte y nuevo personal australiano pueden compensarse en su factura fiscal local, aunque las leyes difieren de un país a otro, por lo que vale la pena verificarlas.

Confianza Agregada

Tener un establecimiento físico en Australia aumenta las ventas de socios y clientes ya que es más probable que confíen en una compañía que tiene su sede en su país de origen. Ser capaz de comercializar su negocio como oficina local generará confianza y credibilidad lo que le permitirá posicionarse como un jugador clave en el mercado en lugar de una marca virtual sin presencia.

Probando las Aguas

La apertura de una sucursal en Australia permite a las empresas «probar las aguas» y determinar si existe suficiente demanda de sus productos o servicios para invertir en la incorporación de un negocio independiente en el país. De hecho, es fácil gastar cientos de miles de dólares en la incorporación, adquirir una oficina y contratar personal para iniciar un negocio en Australia, mientras que una sucursal en el extranjero es de bajo riesgo y se puede establecer en una o dos semanas.

Poder cerrar su sucursal en Australia es un beneficio adicional. Es mucho más fácil empacar y regresar a su país de origen con una sucursal que con una subsidiaria; simplemente tiene que dejar de comerciar y su sucursal se cerrará automáticamente. Una subsidiaria, por otro lado, tendría que liquidarse formalmente, lo que puede ser un proceso costoso y lento que requiere abogados y trámites interminables.

Establecer una Nueva Sucursal en Australia

Australia es un destino clave para los inversionistas extranjeros que buscan un crecimiento a largo plazo y una sucursal puede ayudarlo a desbloquear su potencial sin los riesgos asociados de incorporar una nueva compañía desde cero o pasar por el largo y arriesgado proceso de subsidiarias.

Al abrir una sucursal en Australia, se recomienda que confíe en los servicios de una compañía de soporte comercial profesional, como Biz Latin Hub Australia. Póngase en contacto con nuestro fundador australiano, Craig Dempsey a través de [email protected] para recibir asistencia personalizada.