¿Qué viene para el sector minero en México?

México es el productor No.1 en el mundo de plata y el segundo mayor productor de oro en Latinoamérica. El sector enfrenta una complicada dinámica de seguridad en estados como Veracruz, Guerrero y Chihuahua, y un aumento de protestas sociales sobre problemas ambientales en muchas partes del país. En Guerrero, tres empleados de Goldcorp fueron secuestrados y asesinados en el 2015. En el 2014 Grupo México, una empresa minera propiedad del billonario mexicano German Larrea, lidió con fuertes protestas después de un derrame masivo de químicos en una de sus instalaciones en Sonora. Un reciente reporte de Ernst & Young advierte que, “el acceso a la tierra (en México) es un problema particularmente complejo, en comunidades indígenas autoproclamadas, dado al régimen de propiedad comunal que todavía prevalece en grandes partes de México.” Si bien los proyectos individuales pueden enfrentar protestas de los residentes locales, en recientes décadas el gobierno federal de México ha trabajo en atraer inversión extranjera en minería. México está en el camino de alcanzar el máximo de cuatro años en inversión extranjera directa en minería en 2018.

Perspectivas del Sector Minero en México

Los proyectos de minería han generado una significativa controversia en muchas partes de México en los recientes años. El sector ahora enfrenta cierto riesgo político elevado. El presidente de México electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha enviado unas señales mezcladas respecto su punto de vista del sector minero. Muchos analistas todavía creen que el desarrollo de la economía y la creación de trabajo posicionan alto en la lista de prioridades de AMLO a la conservación ambiental. Impregnado con los valores de la vieja escuela de México, AMLO puede ser más abierto a apoyar proyectos mineros que la mayoría de los modernos progresistas en las Américas. Para saber que se avecina en el sector minero de Mexico, hablé con Craig Dempsey, el CEO de Biz Latin Hub, una consultora de servicios empresariales enfocada en Latinoamérica.

mineria mexico
México alcanzará en 2018 el máximo de cuatro años en inversión extranjera directa en minería.

Nathaniel Parish Flannery: ¿Cuáles son los riesgos de seguridad externos que afectan el sector minero en México?

Craig Dempsey: México produjo aproximadamente el 22% de plata en el mundo en el 2017, 5% del cobre mundial y es el quinto productor líder a nivel mundial, no viene a sorprender que las empresas mineras privadas aún vean a México como una tierra llena de oportunidades comerciales.

Sierra Metals, una empresa minera canadiense, actualizó recientemente las estimaciones de recursos para la mina de plata Cusi en el estado de Chihuahua, indicando un incremento de producción estimado del 129%. Otras compañías también están expandiendo sus operaciones, como Bacanora Minerals, que continúa desarrollando su proyecto de litio en Sonora, esperando producir 17.500 toneladas de carbonato de litio para 2019-2020.

A pesar de las preocupaciones reales de seguridad que enfrentan numerosos interesados en el sector minero mexicano, la región permanece como una opción de inversión atractiva para negocios privados dada la riqueza natural que se encuentra dispersada a través México.

Sin embargo, el sector todavía lucha con los riesgos de seguridad, tales  como robos, secuestro, extorsión, acoso al personal minero, los ataques de cadena logística y conflictos con las comunidades locales. En mayo, la compañía canadiense Pan American Silver redujo las operaciones y suspendió los movimientos de personal en su mina Delores en Chihuahua debido a preocupaciones de seguridad. En el mismo mes, Grupo México reportó que los descarrilamientos de trenes de carga entre Veracruz y el Centro de México fueron causados por sabotaje, costando aproximadamente USD $ 16 millones.

Estos riesgos no solo afectan a los trabajadores, sino también a las partes externas interesadas, tales como comunidades locales, inversores y autoridades locales.

Por otro lado, ha habido signos positivos en años recientes en la forma de mayor inversión. Por ejemplo, este mes, Sempra Energy firmó un contrato para combustible refinado a largo plazo con Chevron Combustibles en la región de Sinaloa, destacando que a pesar de los problemas de seguridad, la región todavía es comercialmente atractiva, con ganancias para ser hechas por empresas privadas.

Parish Flannery: ¿Hay algunos puntos de acceso al que los inversores deberían prestar atención? 

Dempsey: Al igual que con cualquier empresa comercial, especialmente en los mercados donde está presente el riesgo del crimen organizado y problemas de seguridad, todos los inversores deben realizar un extenso trabajo de debida diligencia con sus socios y con el personal de nivel medio a alto.

No es raro que el personal conspire junto con organizaciones criminales y compartan información tal como los horarios de transporte o información sobre la administración para ayudar a los grupos criminales a secuestrar, extorsionar y cometer robos. En 2015, USD $ 8,5 millones de oro fueron robados de una refinería minera de propiedad canadiense en Sinaloa. El ministro del interior de Sinaloa, Gerard Vargas Landeros, declaró públicamente que el trabajo fue llevado a cabo por empleados o ex empleados.

Después de este incidente, un estudio de Camimex concluyó que en solo un año, el sector minero había perdido cerca de USD $ 48 millones de inversión debido a problemas relacionados con la seguridad. Además, en 2016, el Consejo de Seguridad Nacional de México estimó que la industria de seguridad formal en México valía aproximadamente $ 1.5 mil millones, un aumento del 180% desde el 2012. Estas cifras muestran la verdadera y percibida magnitud del riesgo de seguridad real en México y sus efectos posteriores.

Todos los inversionistas deben considerar la situación de seguridad local de la región en la que quieran establecer operaciones, especialmente si se trata de un punto ciego para las autoridades locales. Tener una clara comprensión tanto de las prácticas como procedimientos locales, además de cómo las relaciones gubernamentales impactan las operaciones, es fundamental para el éxito comercial.

Los cambios propuestos por AMLO pueden ser lo que México necesita para ayudar al país a superar su reciente historia violenta. A pesar de las preocupaciones de seguridad, la industria minera se mantiene como un sector atractivo en América Latina. Como líder productor de plata y diez de los principales productores de oro, las minas mexicanas todavía son lucrativas y llenas de oportunidades comerciales para empresas privadas.

Parish Flannery: ¿Qué señales o políticas le gustaría ver de AMLO para mejorar la dinámica de seguridad en México?  

Dempsey: Con la elección de AMLO, hay mucho de qué hablar sobre el futuro de la industria minera mexicana, en particular, relacionado con los problemas de seguridad, el efecto posterior en la IED en la región y el efecto general en las economías locales y nacionales. Si bien el presidente electo inicialmente mantuvo opiniones más extremas sobre la nacionalización de los recursos naturales de México, parece haber marcado parte de su retórica después de hablar con líderes empresariales clave en junio. Su reciente anuncio de no aumentar los impuestos a la minería, algo que originalmente había propuesto durante su campaña, debería hacer mucho para calmar los temores de los efectos de su presidencia en la IED en el sector minero.

Quiero ver a la nueva presidencia traer una mejor seguridad nacional al país, que es algo que prometió durante su campaña. Específicamente, me gustaría ver implementadas políticas razonables desde abajo hacia arriba, así como lo hicieron en el norte del país, con cierto éxito.

La estrategia reciente del gobierno, de una fuerza policial militarizada para perseguir a los capos del cártel, ha resultado en gran medida inefectiva. El nivel de violencia ha aumentado, con los rangos más bajos en la línea del frente y las comunidades locales sintiendo el impacto directo de esta violencia. Incluso cuando un líder de cartel es removido con éxito, puede llevar a más violencia por las facciones en competencia rivalizan por el poder.

Para darte una idea de esta escalada de violencia, entre 2015 y 2017, la tasa de homicidios en México explotó de aproximadamente 20.762 a más de 32.000 homicidios. Colima, uno de los estados más pequeños de México, ha visto aumentar sus tasas de homicidios casi cuatro veces durante este período, de 227 casos en 2015 a más de 800 en 2017.

Si bien las cifras anteriores son una preocupación por igual para los locales e inversionistas, para crédito de AMLO, esto es algo que parece reconocer. Sus propuestas de desmilitarizar la fuerza policial e incrementar los programas sociales, la educación y los empleos alternativos en los más pobres, las partes más violentas del país actúan en claro contraste con sus antecesores, cuyas guerras de drogas militarizadas llevaron a la tasa de asesinatos más alta en la historia moderna reciente.

Si tiene más preguntas sobre  minería en México, póngase en contacto con Biz Latin Hub México. Comuníquese con Carlos Certucha en el correo [email protected] y vea cómo nuestros abogados especialistas en minería pueden agregar valor a su inversión minera mexicana.

 

The English version of the article can be found here.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with a friend or colleague!