Creacion empresa Nueva Zelanda

Nueva Zelanda es un país diferente a cualquier otro y es la nueva opción favorita para los inversores extranjeros que buscan expandirse en el Este.

Con niveles constantes de crecimiento del PIB, vínculos con algunas de las economías más lucrativas del mundo y una posición geográfica única, Nueva Zelanda es un país diferente a cualquier otro y es la nueva opción favorita para los inversores extranjeros que buscan expandirse en el Este. De hecho, mientras que los mercados asiáticos pueden ser difíciles de descifrar debido a las barreras lingüísticas y culturales, Nueva Zelanda es un «territorio cómodo» gracias a su población de habla inglesa, gobierno y legislación similar a la del Reino Unido, lo que reduce costos y tiempo de incorporación de una compañía.

Debido a la ubicación de Nueva Zelanda, el país tiene una economía relativamente desregulada y ha sido clasificado como el país más fácil del mundo para hacer negocios. También se sabe que el país es la nación menos corrupta y tiene una economía libre y estable en la que las empresas pueden desempeñarse de la manera que elijan, siempre dentro de la ley.

Hogar de importantes industrias como agricultura, silvicultura, horticultura, manufactura, pesca y procesamiento de alimentos, el país tiene un fuerte mercado de exportaciones, enviando bienes y servicios por valor de miles de millones de dólares a otras naciones, con Asia representando el 50% de su comercio de exportación.

La incorporación de una empresa en Nueva Zelanda es un proceso relativamente simple y directo. A diferencia de algunas naciones donde se requieren abogados y reuniones formales, todo el proceso puede completarse en línea por un solo director o empresario, lo que reduce las barreras de entrada. A continuación, reunimos todo lo que necesita saber sobre la incorporación en Nueva Zelanda

Evaluando la Demanda

Antes de establecer una presencia en Nueva Zelanda, es importante evaluar el nivel de demanda de sus productos o servicios en el país. De hecho, ingresar al mercado sin un entendimiento previo sería demasiado arriesgado y podría resultar en pérdidas significativas, por lo que recomendamos una visita al país para hablar con posibles compradores y partes interesadas antes de comenzar. Si es posible, investigue sobre competidores locales e internacionales, evalúe sus ganancias y la penetración en el mercado y cree una propuesta única de la compañía que lo diferencie del resto. Recuerde que Nueva Zelanda alberga menos de 5 millones de ciudadanos: La competencia será mayor y la demanda puede no ser tan fuerte como en su país de origen, por lo que asociarse con otras empresas o firmar contratos de exportación permitirá la viabilidad comercial a largo plazo.

Reservando un Nombre

Antes de que pueda comenzar el proceso de incorporación de la empresa, debe reservar un nombre para la misma. Primero, puede verificar la disponibilidad utilizando el Registro de empresas y luego solicitar los derechos legales sobre su nombre. Por lo general, las solicitudes se procesan dentro de dos horas, y luego tendrá hasta 20 días hábiles para incorporar una empresa con ese nombre, o se enviará a otros empresarios y empresas para su propio uso comercial en Nueva Zelanda.

Decide tu Tipo de Empresa

Hay varios tipos de compañías que puede considerar al ingresar a Nueva Zelanda, pero es probable que los inversionistas extranjeros elijan una sucursal, una Sociedad Limitada o una Subsidiaria.

  • Sucursal: Establezca una sucursal si desea mantener a su compañía en el extranjero como «HQ» pero comerciar dentro de Nueva Zelanda. Una Sucursal no es una entidad legal por derecho propio y se adjuntará a su negocio principal. Sin embargo, las operaciones de Nueva Zelanda se regirán por la ley del país. El Acto de Compañías de 1993 establece que las compañías pueden establecer una sucursal con el registro en el extranjero y comerciar libremente en el país.
  • Sociedad Limitada: Como inversionista extranjero, una Sociedad Limitada puede ser la opción más sensata a considerar. Tendrá una protección de responsabilidad limitada para su negocio y disfrutará de ventajas fiscales y de confidencialidad. La compañía tendrá una personalidad jurídica separada para su compañía existente y tendrá una vida útil indefinida.
  • Compañía Subsidiaria: Finalmente, es posible que desee considerar una Filial de Nueva Zelanda para su compañía principal, que puede ser 100% propiedad de accionistas extranjeros.

Al establecer un negocio en Nueva Zelanda, es probable que no necesite la aprobación del gobierno. Sin embargo, las empresas extranjeras con un 25% de propiedad extranjera o superior deben registrarse y presentar cuentas auditadas ante el Registro de Compañías; cuentas que se archivarán en un registro público, lo que significa que cualquier persona puede acceder a ellas si así lo desea, asunto que usted debe considerar si opera en un nicho sensible o competitivo. Trabajar con un director de Nueva Zelanda o asociarse con una firma local le permitirá acceder a otras estructuras de la compañía y ofrecerá un mayor nivel de anonimato requerido, aunque no puede poseer más del 25% de la agencia.

Registro de su Empresa

creacion empresa Nueva Zelanda

La incorporación de un negocio en Nueva Zelanda le costará alrededor de NZ $153.33, que se pueden pagar utilizando una cuenta débito directa, tarjeta de crédito o tarjeta de débito.

Una vez haya evaluado la demanda, decidido un nombre y elegido la estructura de su empresa, debe visitar el sitio web de Registro de Empresas para incorporar su empresa.

  • Dirección: Deberá proporcionar una dirección de oficina registrada para su negocio, una dirección de comunicación y proporcionar nombre y dirección legal para cada uno de sus directores. También debe indicar si sus directores son residentes de Nueva Zelanda.
  • Accionistas: Todas las empresas deben tener al menos una acción y un accionista al registrarse y, durante el proceso, se solicitarán los nombres y las direcciones.
  • Constitución: Puede optar por establecer una empresa con una constitución, donde puede establecer los derechos y responsabilidades de la empresa, la junta directiva, cada director y accionista. Esto es opcional, aunque se recomienda ya que puede ofrecerle una protección legal vital si tiene varios accionistas o directores de la empresa.
  • Registro de Impuestos: Al incorporar su empresa en línea, también puede solicitar un número del Departamento de Ingresos Internos (IRD) y registrar su empresa para el Impuesto sobre bienes y servicios (GST). Hacer esto al mismo tiempo que el registro de la empresa ahorra tiempo y significa que su certificado de incorporación y detalles de impuestos estarán listos juntos. Cuando se registre para impuestos, podrá agregar una persona del Departamento de Impuestos quien será responsable de actuar en nombre de la empresa cuando se trate de cuentas / impuestos.
  • Industria: Al incorporarse, se le pedirá que provea la actividad principal de su nuevo negocio y, como resultado, se le otorgará un Código de industria de negocios (BIC).

La incorporación de un negocio en Nueva Zelanda le costará alrededor de NZ $153.33, que se pueden pagar utilizando una cuenta débito directa, tarjeta de crédito o tarjeta de débito. Una vez haya pagado la tarifa y completado el proceso de solicitud en línea, habrá incorporado su empresa.

Deja que Biz Latin Hub te Ayude

Aunque expandir su negocio a nivel internacional al fundar una compañía en Nueva Zelanda se ha hecho lo más sencillo posible a través de herramientas en línea, es importante que comprenda las regulaciones comerciales y tenga un conocimiento sólido del país y sus procesos antes de incorporarse. Buscar asesoría legal asegurará que su negocio siga cumpliendo y que pueda operar sin desafíos en el camino. Además, los servicios como el procesamiento de visas, debida diligencia y contabilidad pueden ser útiles desde el primer día de su operación.

Para obtener más información sobre cómo podemos ayudar, envíe un correo electrónico a [email protected] y le responderemos con una solución personalizada para su negocio en Nueva Zelanda.