Nueva Zelanda se está convirtiendo rápidamente en un interesante punto de inversión para los empresarios internacionales que buscan llevar sus negocios a nuevas latitudes. A medida que el mundo se globaliza cada vez más y las empresas buscan oportunidades fuera de sus mercados locales, ingresar a un país como Nueva Zelanda ofrece una gran cantidad de beneficios, como sus acuerdos de libre comercio, su fuerte mercado de exportación y su posición geográfica única, su vínculo con la economía australiana, entre otros.

Sin embargo, para aprovechar al máximo la expansión internacional y lograr el éxito en Nueva Zelanda, se debe conocer las leyes contables y fiscales de este país. Por supuesto, trabajar con un contador local es fundamental para su éxito a largo plazo, pero tener una comprensión de los conceptos básicos le dará la posibilidad de reflexionar y le ayudará a realizar las inversiones adecuadas.

A continuación, resumimos algunas de las consideraciones contables y fiscales más importantes de Nueva Zelanda:

Impuesto sobre Sociedades en Nueva Zelanda

impuestos nueva Zelanda

Para compañías que generan más de US $ 45,000 en ventas, registrarse para el Impuesto de bienes y servicios (GST) de Nueva Zelanda es un requisito por ley.

Todas las empresas que residen en Nueva Zelanda deben pagar impuestos corporativos sobre sus ingresos, tanto los ingresos que obtienen dentro de Nueva Zelanda como los ingresos que obtienen en todo el mundo. Es por eso que muchos empresarios optan por establecer filiales o sucursales en Nueva Zelanda para proteger sus activos en el extranjero y pagar impuestos sólo sobre los ingresos provenientes de Nueva Zelanda.

La tasa impositiva corporativa actual en Nueva Zelanda es del 28%,  así, las empresas deben presentar sus declaraciones de impuestos el 31 de marzo y pagar impuestos provisionales el 15 de enero, el 31 de marzo y el 7 de mayo. Las ganancias que obtienen las sucursales y subsidiarias están sujetas a la misma tasa impositiva del 28% que otras empresas de Nueva Zelanda, pero solo sobre los ingresos que se generan en el país.

Las empresas de revisión (que le permiten a la compañía transferir ingresos y gastos a los accionistas) no pagan impuestos corporativos, aunque los empresarios extranjeros que ganan más de US $ 10,000 en ingresos de origen extranjero ya no pueden incorporarse como este tipo de empresas en Nueva Zelanda.

Para las compañías que generan más de US $ 45,000 en ventas, registrarse para el Impuesto de bienes y servicios (GST) de Nueva Zelanda es un requisito por ley, y las declaraciones deben presentarse cada mes para garantizar el cumplimiento. Contratar a un contador interno es lo más sensato, aunque puede optar por subcontratar su contabilidad de Nueva Zelanda a otra empresa.

Finalmente, es importante mencionar que las empresas de Nueva Zelanda pueden llevar adelante sus pérdidas indefinidamente; en caso de que no sea rentable en su primer año, puede recuperar estas pérdidas en el segundo año y, por lo tanto, recibir una factura de impuestos reducida, lo que le permitirá recuperar el equilibrio.

Impuesto para Inversores Extranjeros

nueva zelanda requerimientos fiscales

Las compañías extranjeras en Nueva Zelanda están sujetas a las leyes del impuesto a las ganancias corporativas si la mayoría de sus accionistas tienen su sede en Nueva Zelanda (50% +).

Como inversionista extranjero que ingresa a Nueva Zelanda para agregar un nuevo flujo de ingresos, es importante que se considere cumpla con todos los requerimientos del proceso de incorporación de empresa y los impuestos locales para asegurarse de que puede operar una empresa rentable en el país. En primer lugar, las compañías extranjeras en Nueva Zelanda están sujetas a las leyes del impuesto a las ganancias corporativas si la mayoría de sus accionistas tienen su sede en Nueva Zelanda (50% +).

Las transacciones que tienen lugar entre compañías o sucursales de Nueva Zelanda están sujetas a regulaciones de precios de transferencia, como los ajustes de precios de transferencia y la determinación del costo de los suministros transfronterizos en un esfuerzo por construir un mercado justo y competitivo. Es fundamental que siga cumpliendo con las leyes comerciales locales para evitar investigaciones, multas o juicios.

Retención de Impuestos

Para las empresas que deseen pagar dividendos a no residentes, se aplicará una tasa de retención de impuestos del 30%. Si su empresa paga impuestos sobre las ganancias, si su empresa matriz posee el 10% del capital social de la empresa o usted es de un país con tratados de doble tributación, la tasa de retención de impuestos puede reducirse, por lo que tiene sentido trabajar con una empresa o contador de Nueva Zelanda.

Las empresas registradas en Nueva Zelanda también están sujetas a un impuesto de retención sobre las regalías e intereses que se pagan a los no residentes. Esto viene con una tasa de retención de impuestos del 15%, pero puede reducirse mediante tratados de doble tributación. Nuevamente, mantener sus libros en orden y trabajar con un contador local se asegurará de que pueda minimizar los impuestos al distribuir las ganancias a los empleados y enviar los activos y las ganancias a su país de origen para uso personal o comercial.

Hay 40 acuerdos de para evitar la doble tributación  en vigencia en Nueva Zelanda, incluso con Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, China, República Checa, Dinamarca, Fiji, Finlandia. Francia, Alemania, Hong Kong, India, Indonesia, Irlanda, Italia, Japón, Corea, Malasia, México, Países Bajos, Noruega, Papua Nueva Guinea, Filipinas, Polonia, Federación Rusa, Samoa, Singapur, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza , Taiwán, Tailandia, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Estados Unidos de América y Vietnam.

Adicionalmente, se firmó un tratado con Bélgica, pero aún no se ha cumplido, y existen varios acuerdos de intercambio de información fiscal con otras jurisdicciones, como Gibraltar, Jersey, Guernsey y Niue. Asegúrese de comprender sus derechos y responsabilidades si su empresa está ubicada en uno de estos países para minimizar su factura de impuestos y cumplir con los requisitos.

Impuestos de Empleo 

Como inversionista extranjero, es probable que emplee al menos a un miembro del personal que sea nativo de Nueva Zelanda. Los empleadores son responsables de hacer contribuciones al Fondo de Compensación de Accidentes en hasta el 3 % de los salarios de sus empleados. Además, las asignaciones tales como la asignación de vivienda y otros beneficios complementarios (atención médica, membresía de gimnasio, etc.) están sujetos a un impuesto del 49%, lo que hace que sea más costoso ofrecer beneficios adicionales a los empleados. En la mayoría de los casos, tiene sentido ofrecer un salario mayor en lugar de pagar por beneficios.

Permita que Biz Latin Hub le Ayude

No deje que el nombre lo confunda, aunque ayudamos a empresas en América Latina para su entrada a este mercado, representación comercial y debida diligencia, también asistimos a empresas en Nueva Zelanda y Australia, y nos encantaría ayudar a su organización.

Para obtener más información sobre nuestros servicios de contabilidad, impuestos e incorporación de empresas, no dude en ponerse en contacto con el equipo en [email protected] hoy mismo y le responderemos con un plan personalizado.