Uruguay se está convirtiendo en un país cada vez más atractivo para los inversionistas regionales y extranjeros que buscan expandir sus organizaciones y agregar nuevos flujos de ingresos. En 2019 y más adelante, las nuevas empresas en América Latina y en todo el mundo requieren diversificación y vínculos globales para prosperar, por lo que una expansión en Uruguay podría ser el primer escalón.

Sin embargo, antes de iniciar su negocio en el país primero debe familiarizarse con las políticas contables y tributarias para asegurarse de que está preparado para realizar dicha inversión. A continuación, ofrecemos un resumen de ambos, así como una guía para maximizar su rentabilidad en el país.

Ingresos Corporativos y Ganancias de Capital

Uruguay contabilidad impuestos

El impuesto corporativo en Uruguay se establece en una tasa estándar del 25%.

El impuesto corporativo en Uruguay se establece en una tasa estándar del 25%. Todas las empresas deben registrarse en la Dirección General Impositiva (DGI) y presentar sus declaraciones anuales dentro de los cuatro meses posteriores a la finalización del año o, como resultado, enfrentarán multas financieras.

Tanto para los residentes como para los no residentes en Uruguay, el impuesto a las ganancias corporativas actualmente se ubica en 25%. Esta cifra aplica solo a los ingresos generados a través de actividades en el país y requiere que las empresas etiqueten, monitoreen y documenten correctamente sus gastos en el país.

Impuestos Personales

En la Ley de Presupuesto Nacional de 2010, el impuesto sobre la renta a los residentes se amplió y actualmente se sitúa entre el 10% y el 36% de los salarios, dependiendo de la industria y ubicación. Esto es superior al mínimo histórico de 0% en impuestos en 2005 y actualmente se encuentra en su nivel más alto para ayudar a financiar servicios gubernamentales vitales y proyectos de infraestructura en todo el país.

Adicionalmente, los inversionistas extranjeros que pasan más de 183 días al año en Uruguay recibirán una ventana de cinco años durante los cuales no pagarán impuesto sobre la renta sobre ningún tipo de ingreso extranjero. Es otra razón por la cual los inversionistas eligen incorporarse en Uruguay y otra razón por la cual la inversión extranjera directa en el país es tan importante. De acuerdo con el Informe Mundial de Inversiones de la UNCTAD 2018, se estima que la IED del país vale US $ 30,4 mil millones, lo que representa el 52,4% del PIB del país, demostrando el poder que Uruguay tiene de convertirse en una nación atractiva para invertir.

Impuesto al Valor Agregado

Uno de los impuestos más comunes en Uruguay es el Impuesto al Valor Agregado (IVA) estándar, que se sitúa en el 22% en todas las transacciones comerciales. Algunos bienes y servicios están exentos o subsidiados a una tasa impositiva del 10% de IVA en el país, por lo que es importante averiguar si los productos y servicios de su empresa se encuentran en esa categoría, ya que podría generar aumentos en las ganancias.

Retención de Impuestos

Como inversionista extranjero, lo más probable es que desee incorporarse en Uruguay y maximizar la rentabilidad en el país con el plan de enviar activos a su país natal. De hecho, el punto central de la expansión internacional es aumentar ganancias y diversificar flujos de ingresos, pero es importante calcular sus márgenes de ganancia y rentabilidad a largo plazo una vez haya incluido un impuesto de retención del 7% que es aplicable a los dividendos pagados a empresas no residentes. En compañías donde Uruguay tiene un tratado tributario, la tasa puede reducirse.

El impuesto de retención sobre los intereses que se pagan a las empresas no residentes es del 3%, 5% o 12%, según el tipo de moneda o duración del préstamo comercial, y se aplica un impuesto del 12% sobre las tarifas de servicio técnico y regalías que se pagan a las empresas no residentes.

Sucursales Extranjeras

uruguay contabilidad impuestos

En Uruguay, la apertura de una sucursal es ciertamente algo a considerar.

En lugar de someter un negocio a los riesgos de expansión del mercado e incorporar un nuevo negocio en el extranjero, algunos empresarios optan por incorporar sucursales extranjeras de sus negocios en otros territorios. Esto les permite ingresar a un mercado y comerciar libremente sin la inversión inicial. En Uruguay, la apertura de una sucursal es ciertamente algo a considerar, aunque las entidades legales deberán pagar un impuesto de retención del 7% sobre las remesas enviadas a sus países nativos, lo que podría afectar sus resultados y reducir los niveles de rentabilidad.

Sin embargo, algo a considerar es que la República de Uruguay es signataria de 13 tratados de doble imposición en todo el mundo, incluidos México, España, Alemania y Argentina, lo que aumenta las posibilidades de éxito en un entorno empresarial latinoamericano. Además, Uruguay cuenta con varios acuerdos de libre comercio, incluidos ALADI y MERCOSUR, que le permiten comerciar libremente con otras naciones sin la preocupación de una retención de impuestos sobre los activos.

Impuestos para los Empleadores en Uruguay

La mayoría de los inversionistas extranjeros que ingresan a Uruguay contratan empleados locales, y como tal están sujetos a contribuciones mensuales de seguridad social. Esta contribución puede ser hasta del 23% del salario mensual de un empleado. Además, las empresas deben pagar 13% de su nómina mensual total al fondo de seguridad social de Uruguay, aunque estos impuestos pueden evitarse si trabaja con una organización de empleadores profesionales (PEO) que contratará empleados a su nombre.

Impuestos Adicionales

Hay otros impuestos que se deben considerar al trabajar en Uruguay, incluido el impuesto de capital que es del 1,5% aplicado al patrimonio neto total de una empresa, y un impuesto de transferencia del 2% para las empresas que transfieren o venden sus bienes inmuebles. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las pérdidas fiscales en el país se pueden transferir hasta por cinco años, aunque no está permitido el traslado (es decir, aplicar una pérdida a la declaración de impuestos), por lo que trabajar con un contador local experimentado, o incluso contratar a un contador en Uruguay, es clave para el éxito.

Iniciar en Uruguay

Con los productos y estrategia adecuados, establecer un negocio en Uruguay y lograr el éxito de su nueva empresa internacional no podría ser más sencillo, pero es importante que tenga acceso a expertos en negocios locales que puedan guiarlo a través de la entrada y crecimiento en el mercado.

En Biz Latin Hub, nuestros expertos en impuestos y contabilidad uruguayos están disponibles para ayudarlo a llevar su negocio al siguiente nivel. Cubriendo todo, desde la incorporación y otros requerimientos legales, puede encontrar más información enviando un correo electrónico a [email protected].